Coordinadora de Enfermería

Coordinadora de Enfermería
Yessenia y la Lic. Ericka

jueves, 16 de diciembre de 2010

CANCER DE PULMON

CÁNCER DE PULMÓN

1. DEFINICION

El cáncer de pulmón es un conjunto de enfermedades resultantes del crecimiento maligno de células del tracto respiratorio, proveniente de células epiteliales, este crecimiento maligno puede derivar en metástasis e infiltración a otros tejidos del cuerpo.
Se excluye del cáncer de pulmón aquellas neoplasias que hacen metástasis en el pulmón provenientes de tumores de otras partes del cuerpo. Este proceso está regulado por una serie de mecanismos que indican a la célula cuándo comenzar a dividirse y cuándo permanecer estable, si estos mecanismos se alteran en una célula, esta y sus descendientes inician una división incontrolada que con el tiempo dará lugar a un tumor o nódulo.
Cuando estas células, además de crecer sin control adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis) se denomina tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer.

Cuando las células tumorales con capacidad de invadir los tejidos sanos de alrededor y de alcanzar órganos alejados e implantarse en ellos, están ubicadas en el pulmón, hablamos de cáncer de pulmón.

Este tumor maligno puede crecer de tres maneras:
v Crecimiento local: el crecimiento local se produce por invasión en profundidad a través de la pared pulmonar (de dentro a fuera). Puede afectar a estructuras de alrededor, que serán diferentes en función de la localización del tumor en el pulmón (central o periférico superior o inferior).
 v Diseminación linfática: se realiza a través de la linfa. Cuando los tumores están localizados en el tercio medio e inferior de los pulmones se afectan, fundamentalmente, los ganglios del mediastino (zona anatómica situada entre los dos pulmones donde se encuentran estructuras tan importantes como el corazón, la tráquea, el esófago, y los grandes vasos). Cuando los tumores están situados en el tercio superior, los ganglios más afectados son los supraclaviculares (por encima de las clavículas).

v Diseminación hematógena: esta diseminación se realiza a través de los vasos sanguíneos, preferentemente hacia el hígado, glándulas suprarrenales (situadas encima de los riñones), cerebro y huesos.
2. EPIDEMIOLOGIA

El cáncer de pulmón es la forma más frecuente de cáncer en términos de incidencia y de mortalidad causando cerca de 1.0 - 1.5 millones de muertes cada año.
El segmento poblacional más afectado son aquellos mayores de 50 años de edad que tienen antecedentes de tabaquismo.

*   ]Frecuencia

El cáncer de pulmón o carcinoma broncogénico representa más del 90% de los tumores pulmonares. De este 97%, el 93% corresponde al cáncer de pulmón primario y el 4% lo forman tumores secundarios o metastásicas. El 2% corresponde al adenoma bronquial y el 1% son tumores benignos.

*   Mortalidad

El cáncer de pulmón es una neoplasia muy agresiva, más de la mitad de los pacientes mueren antes del primer año después del diagnóstico. La causa más común de muerte relacionada con cáncer es el cáncer pulmonar.

*   Género

El cáncer de pulmón es la neoplasia más frecuente en el varón, , con tasas cercanas a 70 casos por cada 100,000. La tasa entre mujeres es aproximadamente la mitad de la de los hombres, con tasas cercanas a 30 por cada 100,000 mujeres, la tasa de mortalidad de mujeres por cáncer de pulmón está aumentando, debido al incremento en el número de nuevos fumadores en este grupo. 

*   Edad

Afecta sobre todo a personas entre los 60 y los 65 años. Menos del 15% de los casos acontecen en pacientes menores de 30 años de edad la edad promedio de las personas a las que se les detecta cáncer del pulmón es 60 años. Por razón de que en muchos países se ha observado un aumento en la cantidad de fumadores jóvenes.

3. FACTOR DE RIESGO

A.   Preponderante

1- Tabaquismo.- Es un factor causal en el cáncer de pulmón. Se observó que el aumento del consumo de tabaco se acompañaba, años después, de un aumento de la incidencia del cáncer de pulmón.
El riesgo de contraer un cáncer de pulmón se acrecienta con la duración del hábito tabacal, con la precocidad de su inicio, con la cantidad de cigarrillos fumados diariamente.
La utilización de cigarrillos con filtro y de cigarrillo livianos, con bajo contenido de alquitrán y nicotina, así como el uso de cigarrillos con filtro perforado, promueven una disminución del riesgo.
Numerosos carcinógenos se encuentran en el humo del tabaco, especialmente hidrocarburos policíclicos, que son frecuentemente utilizados en las experiencias de cancerización.

B.   Otros

2- Nutrición y dieta.- Existe un mayor riesgo en desnutridos y en los que consumen dietas carenciadas en vitamina A. Esta vitamina (retinol, carotenos) actúa en la regulación de las células epiteliales y protegería frente a la inducción y progresión de los tumores surgidos en la intimidad de los epitelios.
La desnutrición y las carencias vitamínicas permiten explicar el aumento del riesgo que experimentan los habitantes de zonas rurales que emigran a zonas urbanas, donde encuentran dificultades para una alimentación adecuada.

3- Factores laborales.- En el lugar de trabajo pueden existir carcinógenos que actuarían sobre el árbol respiratorio. En los países desarrollados se han realizado numerosos estudios epidemiológicos que prueban el aumento del riesgo para los trabajadores en asbestos, en los obreros que trabajan con gas de mostaza, radón o con otras sustancias como cromo, nickel, arsenicales inorgánicos, etc.
Cabe señalar el riesgo que corren los obreros de la construcción que inhalan polvos de materiales y mezclas, cuando trabajan sin las protecciones adecuadas.


4- Afecciones locales.- Las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, las bronquitis crónicas y las cicatrices parenquimatosas residuales de otras patologías. Lo real es que sólo se ha podido comprobar la existencia, de bronquitis crónica, en porcentajes relativamente elevados en personas con antecedentes de cáncer pulmonar.

5- Factores genéticos.- En casos de antecedentes familiares que hayan tenido cáncer pulmonar, es posible que se herede y tenga la predisposición a sufrir de dicha enfermedad.

6- Raza.- Se ha advertido que las tasas de cáncer de pulmón son más elevadas en los negros que en los blancos, debido al aumento en el tabaquismo y el uso de cigarrillo sin filtro.

10- Sexo.- Es conocido el predominio masculino de esta localización tumoral. En muchos países la incidencia es 4 a 6 veces mayor en los hombres.

4.   ETIOLOGÍA

³  Tabaco.- Es la principal causa. El humo de tabaco, con su elevada concentración de carcinógenos, va a parar directamente al aire y es inhalado tanto por los fumadores como por los no fumadores. Dejar de fumar también reduce de manera significativa el riesgo de contraer otras enfermedades relacionadas con el tabaco, como las enfermedades del corazón, el enfisema y la bronquitis crónica.

³  Efectos del radón.- El radón es un gas radiactivo que se halla en las rocas y en el suelo de la tierra, formado por la descomposición natural del radio. Además, la exposición al radón combinada con el cigarrillo aumenta significativamente el riesgo de contraer cáncer de pulmón. Por lo tanto, para los fumadores, la exposición al radón supone un riesgo todavía mayor.

³  Exposición a carcinógenos.- El amianto es tal vez la más conocida de las sustancias industriales relacionadas con el cáncer de pulmón, pero hay muchas otras: uranio, arsénico, ciertos productos derivados del petróleo, etc.

³  Predisposición genética.- Se sabe que el cáncer puede estar causado por mutaciones (cambios) del ADN, que activan oncogenes o los hacen inactivos a los genes supresores de tumores. Algunas personas heredan mutaciones del ADN de sus padres, lo que aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar cáncer.

³  Agentes causantes de cáncer en el trabajo.- Entre las personas con riesgo se encuentran los mineros que inhalan minerales radiactivos, como el uranio, y los trabajadores expuestos a productos químicos como el arsénico, el cloruro de vinilo, los cromatos de níquel, los productos derivados del carbón, el gas de mostaza y los éteres clorometílicos.

³  Marihuana.- Los cigarrillos de marihuana contienen más alquitrán que los de tabaco. Igualmente, el humo se inhala profundamente y se retiene en los pulmones por largo tiempo. Además, los cigarrillos de marihuana se fuman hasta el final, donde el contenido de alquitrán es mayor.

³  Inflamación recurrente.-  La tuberculosis y algunos tipos de neumonía a menudo dejan cicatrices en el pulmón. Estas cicatrices aumentan el riesgo de que la persona desarrolle el tipo de cáncer de pulmón llamado adenocarcinomas.

³  Deficiencia de vitamina A. Las personas que no reciben suficiente vitamina A tienen un mayor riesgo de padecer de cáncer de pulmón.

³  Contaminación del aire. En algunas ciudades, la contaminación del aire puede aumentar ligeramente el riesgo del cáncer de pulmón. Este riesgo es mucho menor que el causado por el hábito de fumar.

5.    FISIOPATOLOGÍA

Todos los tipos histológicos pueden verse aumentados, y habitualmente se localizan en lóbulos inferiores o en localizaciones periféricas. Su acción carcinogénica se explica por la inflamación crónica que ocasionan las fibras largas y delgadas que penetran, se retienen en los pulmones y que los alvéolos son incapaces de expulsar. La genotoxicidad estaría mediada por la generación de especies reactivas del oxígeno y del nitrógeno capaces de dañar al DNA.

En este sentido se ha demostrado experimentalmente que las partículas inducen por sí mismas, incubándolas en medio acuoso junto con DNA, la generación de radicales libres como el hidroxilo, capaz de provocar oxidaciones en las cuatro bases y roturas de la hebra de DNA. Además, cuando las partículas de asbesto son captadas por las células fagocitarias inducen la inflamación y posterior generación de especies reactivas genotóxicas.

Estadio oculto (escondido)
En el estadio oculto (escondido), las células cancerosas se encuentran en el esputo (moco que proviene de los pulmones y se elimina al toser), pero no se encuentra un tumor en el pulmón por medio de pruebas de imaginología o broncoscopia, o el tumor es demasiado pequeño para ser visto.
Estadio 0 (carcinoma in situ)
En el estadio 0, se encuentran células anormales en el revestimiento de las vías respiratorias. Estas células anormales se pueden volver cancerosas y diseminarse hasta el tejido cercano normal. El estadio 0 también se llama carcinoma in situ.
A.   Estadio I
En el estadio I, el cáncer ya se formó. El estadio I se divide en los estadios IA e IB:
·         Estadio IA: el tumor está solo en el pulmón y mide tres centímetros o menos.
·         Estadio IB: el cáncer no se diseminó hasta los ganglios linfáticos y se presenta una o más de las siguientes situaciones:
o    El tumor mide más de tres centímetros, pero no más de cinco centímetros.
o    El cáncer se diseminó hasta el bronquio principal y está por lo menos dos centímetros por debajo del lugar donde la tráquea se une con el bronquio.
o    El cáncer se diseminó hasta la capa más interna de la membrana que cubre el pulmón.
o    Parte del pulmón se desprendió o contrajo neumonitis (inflamación del pulmón) en el área donde la tráquea se une con el bronquio.


B.   Estadio II
El estadio II se divide en los estadios IIA y IIB. El estadio IIA y IIB están cada uno dividido en dos secciones según el tamaño del tumor, dónde se encuentra el tumor, o si hay presencia de cáncer en los ganglios linfáticos.
·         Estadio IIA:




El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos del mismo lado del pecho en el que está el tumor. Los ganglios linfáticos con cáncer están dentro del pulmón o cerca del bronquio. También, se presenta una o más de las siguientes situaciones:

·         El tumor no mide más de cinco centímetros.
·         El cáncer se diseminó hasta el bronquio principal y está por lo menos dos centímetros por debajo del lugar donde la tráquea se une con el bronquio.
·         El cáncer se diseminó hasta la capa más interna de la membrana que cubre el pulmón.
·         Parte del pulmón se hundió o contrajo neumonitis (inflamación del pulmón) en el área donde la tráquea se une con el bronquio.
El cáncer no se diseminó hasta los ganglios linfáticos y se presenta una o más de las siguientes situaciones:
·         El tumor mide más de cinco centímetros, pero no más de siete centímetros.
·         El cáncer se diseminó hasta el bronquio principal y está por lo menos dos centímetros por debajo del lugar donde la tráquea se une con el bronquio.
·         El cáncer se diseminó hasta la capa más interna de la membrana que cubre el pulmón.
·         Parte del pulmón se hundió o contrajo neumonitis (inflamación del pulmón) en el área donde la tráquea se une con el bronquio.

·        Estadio IIB:

El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos cercanos del mismo lado del pecho en el que está el tumor. Los ganglios linfáticos con cáncer están dentro del pulmón o cerca del bronquio. También, se presenta una o más de las siguientes situaciones:
·         El tumor mide más de cinco centímetros, pero no más de siete centímetros.
·         El cáncer se diseminó hasta el bronquio principal y está por lo menos dos centímetros por debajo del lugar donde la tráquea se une con el bronquio.
·         El cáncer se diseminó hasta la capa más interna de la membrana que cubre el pulmón.
·         Parte del pulmón se desprendió o contrajo neumonitis (inflamación del pulmón) en el área donde la tráquea se une con el bronquio.
El cáncer no se diseminó hasta los ganglios linfáticos y se presenta una o más de las siguientes situaciones:
·         El tumor mide más de siete centímetros.
·         El cáncer se diseminó hasta el bronquio principal (y está por lo menos dos centímetros por debajo del lugar donde la tráquea se une con el bronquio), la pared torácica, el diafragma o el nervio que controla el diafragma.
·         El cáncer se diseminó hasta la membrana que rodea el corazón o el revestimiento de la pared torácica.
·         Todo el pulmón se desprendió o contrajo neumonitis (inflamación del pulmón).
·         Hay dos o más tumores separados en el mismo lóbulo del pulmón.

·     Estadio IIIA
El estadio IIIA se divide en tres secciones según el tamaño del tumor, dónde se encuentra el tumor, y cuáles de los ganglios linfáticos tienen cáncer (si es que hay alguno).
1.  El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos del mismo lado del pecho donde está el tumor. Los ganglios linfáticos con cáncer están cerca del esternón (hueso del pecho) o donde el bronquio entra en el pulmón. Además:
·       El tumor puede ser de cualquier tamaño.
·       Parte del pulmón (donde la tráquea se une con el bronquio) o todo el pulmón se pueden haber desprendido o pueden haber contraído neumonitis (inflamación del pulmón).
·       Puede haber uno o más tumores separados en el mismo lóbulo del pulmón.
·       El cáncer se puede haber diseminado hasta cualquiera de los siguientes sitios:
ü  El bronquio principal, pero no hasta el área donde la tráquea se une con el bronquio.
ü  El diafragma y el nervio que lo controla.
ü  La membrana que rodea el pulmón o el revestimiento de la pared torácica.
ü  La membrana que rodea el corazón.
Cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadio IIIA. El cáncer se diseminó hasta ciertos ganglios linfáticos del mismo lado del pecho que el tumor primario. El cáncer se puede haber diseminado hasta: a) el bronquio principal; b) el revestimiento del pulmón, el revestimiento de la pared del pecho o la pared del pecho; c) el diafragma, o d) la membrana que rodea el corazón; o e) puede haber dos o más tumores separados en el mismo lóbulo del pulmón. El cáncer se puede haber diseminado hasta el nervio que controla el diafragma, y una parte o todo el pulmón se puede haber hundido o inflamado (no se muestra).

2. El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos del mismo lado del pecho que donde está el tumor. Los ganglios linfáticos con cáncer están dentro del pulmón o cerca del bronquio. Además:
·       El tumor puede ser de cualquier tamaño.
·       Todo el pulmón se puede haber desprendido o haber contraído neumonitis (inflamación del pulmón).
·       Puede haber uno o más tumores separados en cualquiera de los lóbulos del pulmón con cáncer.

·       El cáncer se puede haber diseminado hasta cualquiera de los siguientes sitios:
v  El bronquio principal, pero no hasta el área donde la tráquea se une con el bronquio.
v  La pared torácica.
v  El diafragma y el nervio que lo controla.
v  La membrana que rodea pulmón o el revestimiento de la pared torácica.
v  El corazón o la membrana que lo rodea.
v  Los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo.
v  La tráquea.
v  El esófago.
v  El nervio que controla la laringe.
v 
Cáncer del pulmón en estadio IIIA. El cáncer se diseminó hasta ciertos ganglios linfáticos del mismo lado del pecho en el que está el tumor primario. El cáncer se puede haber diseminado hasta: a) el bronquio principal, b) el revestimiento del pulmón, el revestimiento de la pared del pecho o la pared del pecho, c) el diafragma, d) el corazón o la membrana que lo rodea, e) los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo, f) la tráquea, g) el esófago, h) el esternón, o i) la carina; o j) puede haber uno o más tumores separados en cualquier lóbulo del mismo pulmón. El cáncer se puede haber diseminado hasta los nervios que controlan el diafragma y la laringe, y todo el pulmón se puede haber hundido o inflamado (no se muestra).
El esternón (hueso del pecho) o la espina dorsal.






 El cáncer no se diseminó hasta los ganglios linfáticos y el tumor puede ser de cualquier tamaño. El cáncer se diseminó hasta cualquiera de los siguientes sitios:
·       El corazón.
·       Los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo.
·    La tráquea.
·    El esófago.
·    El nervio que controla la laringe.
·    El esternón (hueso del pecho) o la espina dorsal.
·    La carina (donde la tráquea se une con los bronquios).




Cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadio IIIA (3). El cáncer se diseminó hasta: a) el corazón, b) los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo, c) la tráquea, d) el esófago, e) el esternón, o f) la carina. El cáncer se puede haber diseminado hasta el nervio que controla la laringe (no se muestra).
·         Estadio IIIB 

El estadio IIIB se divide en dos secciones según el tamaño del tumor, dónde se encuentra el tumor, y cuáles ganglios linfáticos tienen
1. El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos arriba de la clavícula o hasta los ganglios linfáticos del lado opuesto del pecho de donde está el tumor. Además:
·       El tumor puede ser de cualquier tamaño.
·       Parte del pulmón (donde la tráquea se une con el bronquio) o todo el pulmón se pueden haber desprendido o pueden haber contraído neumonitis (inflamación del pulmón).
·       Puede haber uno o más tumores separados en cualquiera de los lóbulos del pulmón con cáncer.
·       El cáncer se puede haber diseminado hasta cualquiera de los siguientes sitios:
v   El bronquio principal.
v   La pared torácica.
v   El diafragma y el nervio que lo controla.
v La membrana que rodea el pulmón o el revestimiento de la pared torácica.
v El corazón o la membrana que lo rodea.
v Los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo.
v La tráquea.
v El esófago.
v El nervio que controla la laringe.
v El esternón (hueso del pecho) o la espina dorsal.
v La carina (donde la tráquea se une con los bronquios).

Cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadio IIIB (1). El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos encima de la clavícula o los ganglios linfáticos del lado opuesto del pecho en el que está el tumor principal. El cáncer también se puede haber diseminado hasta: a) el bronquio principal, b) el revestimiento del pulmón, el revestimiento de la pared del pecho o la pared del pecho, c) el diafragma, d) el corazón o la membrana que lo rodea, e) los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo, f) la tráquea, g) el esófago, h) el esternón, o i) la carina; o j) puede haber uno o más tumores separados en cualquiera de los lóbulos del pulmón. Parte del pulmón o todo el mismo se puede haber hundido o inflamado, y el cáncer se puede haber diseminado hasta la espina dorsal o los nervios que controlan el diafragma y la laringe (no se muestran).
2. El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos del mismo lado del pecho en donde está el tumor. Los ganglios linfáticos con cáncer están cerca del esternón (hueso del pecho) o donde el bronquio entra en el pulmón. Además:
·    El tumor puede ser de cualquier tamaño.
·    Puede haber tumores separados en diferentes lóbulos del mismo pulmón.
·    El cáncer se diseminó hasta cualquiera de los siguientes sitios:
v El corazón.
v Los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo.
v La tráquea.
v El esófago.
v El nervio que controla la laringe.
v El esternón (hueso del pecho) o la espina dorsal.
v La carina (donde la tráquea se une con los bronquios).


Cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadio IIIB (2). El cáncer se diseminó hasta ciertos ganglios linfáticos del mismo lado del pecho en el que está el tumor primario y hasta a) el corazón, b) los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo, c) la tráquea, d) el esófago, e) el esternón, o f) la carina, o g) puede haber tumores separados en diferentes lóbulos del mismo pulmón. El cáncer se puede haber diseminado hasta la espina dorsal o el nervio que controla la laringe (no se muestra).
   
           Estadio IV 

En el estadio IV, el tumor puede ser de cualquier tamaño y el cáncer se puede haber diseminado hasta los ganglios linfáticos. Se presenta una o más de las siguientes situaciones:
·         Hay uno o más tumores en ambos pulmones.
·         El cáncer se encuentra en el líquido que rodea los pulmones o el corazón.
El cáncer se diseminó hasta otras partes del cuerpo, como el cerebro, el hígado, las glándulas suprarrenales, los riñones o el hueso

Cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadio IV. El cáncer se diseminó hasta el otro pulmón o los ganglios linfáticos, el líquido que rodea los pulmones o el corazón, u otras partes del cuerpo como el cerebro, el hígado, las glándulas suprarrenales, los riñones o los huesos.



El cáncer de pulmón es clasificado en dos tipos principales, en función del tamaño y apariencia de las células malignas: 

Cerca de un 15% de todos los carcinomas de pulmón se corresponden con un cáncer de pulmón de células pequeñas, también llamado carcinoma de células de avena. Tiende a aparecer en las vías aéreas de mayor calibre como en los brónquios primarios y secundarios y crece rápidamente llegando a tener un gran tamaño. La célula de avena contiene densos gránulos neurosecretores, es decir, vesículas que contienen hormonas neuroendocrinas, que le da una asociación con un síndrome endocrino o paraneoplásico, es decir, caracterizado por síntomas no relacionados con el efecto del tumor local. Aunque es un tipo de cáncer que inicialmente resulta más sensible a la quimioterapia, conlleva un peor pronóstico y se disemina mucho más rápidamente que el cáncer pulmonar de células no pequeñas. Los tumores de pulmón de células pequeñas se dividen rápidamente. Este tipo de cáncer está igualmente asociado al tabaquismo.


Los carcinomas pulmonares de células no-pequeñas se agrupan por razón de que su pronóstico y tratamiento son muy similares. Existen tres subtipos principales: el carcinoma de células escamosas de pulmón, los adenocarcinomas y el carcinoma pulmonar de células grandes.
Cerca de un 31% de todos los carcinomas de pulmón se corresponde con un carcinoma de células escamosas que por lo general, comienza cerca de un bronquio central. Comúnmente se ve necrosis y cavitación en el centro del tumor. Aquellos tumores de células escamosas bien diferenciadas a menudo crecen más lentamente que los otros tipos de cáncer.
Los adenocarcinomas representan un 29,4% de todos los tipos de cáncer de pulmón. Por lo general se originan del tejido pulmonar periférico ataca a la pared torácica. La mayoría de los casos de adenocarcinoma de pulmón están asociados al hábito de fumar cigarrillos. Sin embargo, entre aquellos que nunca han fumado, los adenocarcinomas es la forma más frecuente de cáncer de pulmón. Uno de los subtipos de adenocarcinomas, el carcinoma bronquiolo alveolar, se ve con más frecuencia entre mujeres que nunca han fumado y generalmente muestra respuestas diferentes al tratamiento de un individuo al otro.
Los carcinomas de células gigantes representan un 10,7% de todas las formas de cáncer de pulmón. Son tumores que crecen con rapidez cercanos a la superficie del pulmón. A menudo son células pobremente diferenciadas y tienden a metastatizar pronto.

7. MANIFESTACIONES CLÍNICAS:

Son muy variables al depender tanto del tipo de tumor, como de la localización y extensión del mismo.

Los signos y síntomas se pueden agrupar en cuatro apartados:
v Síntomas locales: Tos, dificultad para respirar, dolor torácico, hemoptisis, disfonía (por afectación del nervio recurrente, ya sea por invasión directa del tumor o por afectación de ganglios próximos).

v Síntomas generales: Pérdida de peso, astenia o cansancio y anorexia que se presentan generalmente en fases avanzadas de la enfermedad.

v Síntomas derivados de las metástasis:
·       Afectación del hígado: Ictericia o coloración amarillenta de la piel, dolor abdominal en el cuadrante superior derecho del abdomen y signos de insuficiencia hepática. Es la más frecuente.

·       Afectación del sistema nervioso central: Están presentes en el 10% de los casos en el momento del diagnóstico en los tumores de células pequeñas. Generan un amplio abanico de síntomas que incluye desde alteraciones del comportamiento, dolor de cabeza, parálisis motora de las extremidades e incluso el coma.
·       Afectación de los huesos: El dolor óseo es típico de las lesiones metastásicas en el hueso, por orden de frecuencia a nivel de las vértebras, pelvis, huesos largos (húmero, cúbito, radio, fémur, tibia y peroné) y costillas.

·      Síndrome de la vena cava superior: Un 12% de pacientes con cáncer de pulmón presentan este síndrome. Es debido a la compresión y/o trombosis de la vena cava superior por invasión directa del tumor o de los ganglios que la rodean. Este síndrome, se identifica por hinchazón del cuello, cabeza y extremidad superior derecha, con una dilatación muy marcada de las venas en estas localizaciones.  
v Signos paraneoplásicos: Lo más característicos son los síntomas derivados de la secreción de hormonas por parte de las células tumorales. Son más frecuentes en los tumores de "células pequeñas" y entre éstos los más frecuentes son el aumento de secreción de la hormona ACTH que produce intolerancia a los hidratos de carbono, debilidad, atrofia muscular en la parte superior de las extremidades, depresión, confusión, psicosis entre otros, todos ellos síntomas de síndrome de Cushing.También es frecuente el aumento de secreción de hormona antidiurética, que se manifiesta por disminución de la micción, anorexia, astenia, alteraciones del nivel de conciencia e incluso coma. Otras manifestaciones relacionadas con el carcinoma de células pequeñas son la ginecomastia, debilidad muscular, alteraciones en la sensibilidad etc.  
La mayoría de los pacientes con cáncer de pulmón del tipo "células pequeñas", presentan enfermedad avanzada cuando acude al médico. Menos del 5% de estos tumores se descubren casualmente tras una radiografía de tórax realizada por otro motivo y el 70% presentan enfermedad metastásicas en el momento del diagnóstico.
8. DIAGNÓSTICOS:

Debido a que los síntomas del cáncer de pulmón a menudo no se manifiestan hasta que la enfermedad está avanzada, solamente un 15 por ciento de los casos se detectan en sus etapas iniciales.
Muchos casos de cáncer de pulmón en etapa precoz se diagnostican accidentalmente, lo que significa que se detectan como resultado de pruebas médicas que se llevan a cabo debido a otro problema de salud no relacionado.

·      Historial clínico y examen físico: En el historial clínico se registran los factores de riesgo y los síntomas que presenta el paciente. El examen físico proporciona información acerca de los indicios del cáncer de pulmón y otros problemas de salud y ayuden a decidir la actitud terapéutica a seguir.

·      Estudios radiológicos: Estos estudios utilizan rayos X, campos magnéticos, ondas sonoras o sustancias radiactivas para crear imágenes del interior del cuerpo. Con frecuencia se utilizan varios estudios radiológicos para detectar el cáncer de pulmón y determinar la parte del cuerpo adonde haya podido propagarse. Se lleva a cabo una radiografía de tórax para ver si existe alguna masa o mancha en los pulmones.

Detectada la lesión se debe iniciar un estudio que permita conocer el tipo de células que forman el tumor (diagnóstico etiológico), así como la extensión y gravedad del tumor (estadiaje):

v Diagnostico etiológico del tumor:

·     Citología de esputo

De entre todos los métodos éste es el menos agresivo, está indicado cuando no se puede realizar la broncoscopia o el paciente rechaza someterse a dicha prueba.

El paciente recogerá la primera expectoración de la mañana, tras el lavado de la boca y dientes. En caso de no presentar expectoración espontánea será necesario provocarla mediante la inhalación de suero salino hipertónico. La muestra será analizada en el microscopio para detectar la presencia de células malignas.
La sensibilidad diagnóstica de esta prueba es mayor para los tumores de tipo epidermoide, los de localización central en el pulmón y los de mayor tamaño.

·     Broncoscopia

Es la técnica más útil para el diagnóstico del cáncer de pulmón. Consiste en la introducción de un tubo de fibra óptica (fibrobroncoscopio), a través de la boca o la nariz, para la visualización de los bronquios. El endoscopio permite la toma de muestras mediante la aspiración de secreciones y el lavado de los bronquios con suero (lavado broncoalveolar). También permite la realización de biopsias, directamente de las lesiones si éstas son visibles ó a través del bronquio en la zona donde se sospecha que está la lesión cuando ésta no es visible (biopsia transbronquial). Esta técnica nos permite, por tanto, obtener información adicional sobre la localización del tumor y de su extensión en el interior del árbol respiratorio, así como recoger muestras para estudio del tipo de tumor.
Estos datos son fundamentales para la estadificación y la planificación del tratamiento.
En nuestro medio la broncoscopia puede alcanzar el diagnóstico en el 95% de los casos. Es poco rentable cuando los tumores se sitúan en la periferia del pulmón, ya que en estos casos es muy difícil llegar a la lesión para tomar muestras. 

·      Punción aspiración transtorácica con aguja fina (PAAF)

Esta técnica diagnóstica se utiliza preferentemente en nódulos periféricos de pequeño tamaño en donde la broncoscopia no se considera rentable o, una vez efectuada, no ha sido diagnóstica. Consiste en pinchar, a través de la pared torácica, con control mediante un escáner, la lesión detectada previamente en la radiografía o el escáner de tórax.
La rentabilidad diagnóstica de la prueba se sitúa alrededor del 80-90 %. La complicación más frecuente es el neumotórax, que generalmente se soluciona con el reposo.
Con la utilización de estas tres técnicas es posible diagnosticar el 97% de todos los cánceres de pulmón.
Existen otros procedimientos diagnósticos más agresivos que no se utilizan frecuentemente como son la toracoscopia, mediatinoscopia, etc.
En relación con el diagnóstico etiológico los métodos antes mencionados son imprescindibles para conocer la malignidad del proceso. Pero la mayor utilidad clínica deriva de la seguridad de clasificar el tumor dentro de dos tipos: cáncer de pulmón de "células no pequeñas" y cáncer de "células pequeñas". 

v Diagnóstico de extensión o estadiaje del tumor:

Para evaluar la extensión tumoral y las posibles metástasis a distancia, es preciso realizar una serie de pruebas diagnósticas. Estas pruebas deben realizarse siguiendo un esquema que permita obtener el máximo rendimiento utilizando las pruebas clínicas e instrumentales más básicas.
En la evaluación del tamaño del tumor, la tomografía axial computadorizada (TAC) torácica tiene un alto valor. En lo referente a la valoración de los ganglios o adenopatías afectadas pueden identificarse mediante diferentes pruebas entre las cuales la TAC es la más utilizada.
Cuando existen problemas de identificación con las pruebas anteriores es necesario realizar pruebas más complejas que incluyen la resonancia nuclear magnética (RNM), la Mediastinoscopia, la tomografía por emisión de positrones (PET), la punción aspiración transtraqueal o transbronquial etc.

En la evaluación de las posibles metástasis a distancia, la decisión sobre la realización de pruebas debe basarse en:

ü La presencia de síntomas y alteraciones analíticas de sospecha o bien síntomas típicos de enfermedad avanzada como pérdida de peso, anorexia, cansancio, anemia.
ü La confirmación de que el tumor se encuentra en un estadio avanzado ya que aumenta la probabilidad de presentar metástasis.
ü La presencia de determinados tipos de células como adenocarcinomas o carcinoma de  "células pequeñas".
En ausencia de estas situaciones, no sería necesario realizar pruebas diagnósticas específicas. Sin embargo, cuando por los síntomas se sospecha la existencia de metástasis en el cerebro sería necesario realizar una TAC craneal.
En caso de presentar el paciente dolor óseo, cifras de calcio o fosfatasa alcalina anormales en la sangre, es preciso descartar metástasis en los huesos mediante una gammagrafía ósea.

·      La tomografía computarizada (TC): Da información más precisa acerca del tamaño, la forma y la posición de un tumor, y puede ayudar a detectar ganglios linfáticos aumentados de tamaño que podrían contener un cáncer procedente del pulmón. Las tomografías computarizadas son más sensibles que las radiografías de tórax de rutina para detectar los tumores cancerosos en etapa inicial.

·      Tomografía axial computadorizada torácica (TAC)
El estudio del tórax y de las zonas altas del abdomen, mediante tomografía axial computadorizada (TAC), permite en el caso de un tumor pulmonar detectar lesiones que no son visibles en una radiografía simple de tórax, ya sea por el pequeño tamaño o por la localización. Además el TAC de tórax puede ayudar a conocer la extensión del tumor, ya que permite detectar ganglios aumentados de tamaño, lesiones a nivel del hígado, de las costillas, etc. No obstante para la evaluación de los ganglios intratorácicos a veces no es suficiente con esta prueba y es necesario recurrir a pruebas más agresivas.
La prueba precisa para su realización, en la mayoría de los casos, la administración de un contraste intravenoso, para visualizar mejor determinadas estructuras.

·      Tomografía por emisión de positrones (PET): Utiliza un indicador radiactivo sensible de baja dosis que se acumula en los tejidos cancerosos. Las tomografías óseas requieren la inyección de una pequeña cantidad de sustancia radiactiva en una vena. Esta sustancia se acumula en áreas anormales del hueso que puedan ser consecuencia de la propagación del cáncer.

9. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO:

Los medicamentos usados en la quimioterapia se agrupan en cinco categorías amplias. Son situados en dichas clases según cómo funcionan en la destrucción de las células cancerosas. De modo más específico, los medicamentos se ubican en una categoría específica según la parte del ciclo celular que interrumpen. Las categorías son: agentes alquilantes, nitrosoureas, antimetabolitos, antibióticos antitumorales, alcaloides de plantas y hormonas esteroides.

Los agentes alquilantes son fármacos que funcionan atacando directamente el DNA de una célula. Estos medicamentos pueden operar en cualquier momento del ciclo celular. Sin embargo, son más eficaces durante la síntesis de DNA. Sirven para tratar la enfermedad de Hodgkin, linfomas, leucemias crónicas y algunos carcinomas de pulmón, mama, próstata y ovario. Los agentes alquilantes se administran oral o intravenosamente. Ejemplos de fármacos de esta categoría son: ciclofosfamida, mecloretamina y cisplatin (Platinol).

Las nitrosoureas son similares a los agentes alquilantes, y trabajan inhibiendo los cambios necesarios para la reparación de DNA. Un rasgo muy importante es que pueden atravesar la barrera hematoencefálica, hecho que les hace muy útiles en el tratamiento de los tumores cerebrales. También pueden servir para tratar linfomas y melanomas. Las nitrosoureas son administradas por vía oral o intravenosa. Ejemplos de fármacos en esta clase son: carmustina y lomustina.

Los antimetabolitos bloquean el crecimiento celular al interferir con la síntesis de DNA. Estos medicamentos operan simulando una sustancia que participa en la síntesis de DNA e inhiben la producción de un ácido necesario para que el DNA sea sintetizado. Los antimetabolitos afectan la etapa “S” del ciclo celular y sirven para tratar tumores de la vía digestiva, mamarios y ováricos. Se administran por vía oral o intravenosa; ejemplos de ellos son 6-mercaptopurina y 5-fluorouracilo.

Los antibióticos antitumorales, o citostáticos, funcionan al unirse con el DNA para evitar la síntesis de RNA. Estos fármacos también impiden el crecimiento celular al imposibilitar la replicación de DNA. Los antibióticos antitumorales evitan que el DNA se vuelva a fijar a sí mismo, lo que provoca la muerte celular. Esta categoría de medicamentos sirve para tratar una variedad amplia de cánceres incluyendo el testicular y la leucemia. Los antibióticos antitumorales son administrados por la vía intravenosa; algunos ejemplos son: doxorubicina y mitomicina-C.

Los alcaloides de la vinca impiden la división celular. Durante la metafase, los husos mitóticos contienen los dos juegos de DNA que la célula necesita para dividirse. Los husos son producidos usando una proteína llamada tubulina. Los alcaloides de la vinca se unen a la tubulina, lo que impide la formación de husos mitóticos. Sin éstos, la célula no puede dividirse. Estos fármacos son derivados de plantas y sirven para tratar tumores de Wilm, así como cánceres de pulmón, mama y testículo. Los alcaloides de la vinca se administran por vía intravenosa. Algunos ejemplos de esta categoría son: vincristina y vinblastina.

Las hormonas esteroides modifican el crecimiento de los cánceres con dependencia hormonal. Provocan un cambio en la forma tridimensional de los receptores en las células, hecho que impide que la célula se fije al requerido elemento de respuesta de estrógeno presente en el DNA. Por lo general, estos medicamentos hormonales se administran por la vía oral y sirven para tratar el cáncer mamario. Algunos ejemplos son: tamoxifeno y flutamida

10. TRATAMIENTO FISIOTERAPÉUTICO:

1.  Generalidades de las opciones de tratamiento


·  Aproximadamente un tercio de los pacientes con cáncer pulmonar son diagnosticados con la enfermedad localizada, que puede tratarse mediante resección quirúrgica. Otro tercio de los pacientes presentan la enfermedad ya diseminada a los ganglios linfáticos. En dichos casos, se usa radioterapia en combinación con quimioterapia y a veces cirugía. El último tercio de los pacientes pueden tener tumores que ya se han diseminado a otras partes del cuerpo por el torrente sanguíneo, que habitualmente son tratados con quimioterapia y a veces con radioterapia para aliviar los síntomas.

·       La cirugía es el tratamiento primario para los pacientes con cáncer en etapa temprana que tienen un estado de salud general bueno. La meta de la cirugía es eliminar completamente todas las células tumorales y así curar la enfermedad. A pesar de que un tumor puede volver a aparecer después de tratar de quitarlo, a menudo se lo puede eliminar con una segunda operación. La cirugía es una posibilidad incluso cuando hay varios tumores o metástasis, siempre y cuando los tumores estén juntos en un sitio al que el cirujano tenga acceso. Desafortunadamente, el cáncer pulmonar suele desarrollarse en fumadores de más de 50 años de edad, quienes con frecuencia ya tienen otras enfermedades pulmonares o condiciones graves de salud que aumentan el riesgo de la cirugía.
La ubicación y el tamaño de un tumor pulmonar determinan la extensión de la cirugía.
³ Lobectomía, es la extirpación de todo un lóbulo pulmonar, es un procedimiento aceptado para eliminar el cáncer cuando los pulmones funcionan bien. El riesgo de mortalidad es del 3 a 4 %, y tiende a ser mayor en los pacientes de mayor edad. Si la función pulmonar no permite hacer una lobectomía, un cáncer pequeño y confinado a un área limitada se puede quitar con una pequeña porción del tejido pulmonar circundante a  esto se llama resección segmentaria o en cuña. Cuanto más pequeña es la porción de pulmón removida, menor es la función pulmonar que el paciente pierde. Dicha resección segmentaría sirve solamente para los cánceres pequeños en etapa temprana que se encuentran en el borde del pulmón y conlleva un riesgo de mortalidad del 1,4%.
Si es necesario sacar todo el pulmón por neumonectomía, la taza de mortalidad esperada es del 5 al 8 %. Los pacientes de más edad tienen mayor riesgo, y es muy común que el cáncer reaparezca.
En la mayoría de los casos el paciente no reúne las condiciones para la cirugía, o no es posible eliminar todo el tumor debido a su tamaño o ubicación. Sin embargo, hay varios otros tratamientos disponibles que pueden reducir el tamaño del tumor para que sea más fácil extirparlo, o en algunos casos destruir totalmente un cáncer pulmonar.

³ Terapia por radiación o radioterapia.- se administra rayos X de alta energía actúa atacando el material genético (ADN) de las células tumorales, impidiéndoles que crezcan y se reproduzcan. Las células normales del cuerpo también pueden ser dañadas, aunque en menor medida, pero son capaces de repararse y volver a funcionar normalmente. La estrategia es dar dosis diarias de radiación suficientemente altas para matar un gran porcentaje de las células que se multiplican rápidamente, y a la vez minimizar el daño a las células de tejido normal que se reproducen más lentamente en la misma área. Tiene muchos usos en cáncer pulmonar:
·       Como tratamiento primario.
·       Para reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía.
·       Después de la cirugía para eliminar las células cancerosas que puedan haber quedado en el área tratada.
·       Para tratar el cáncer pulmonar que se ha diseminado al cerebro o a otras partes del cuerpo.
Además de atacar al tumor, la radioterapia ayuda a aliviar algunos de los síntomas, como la falta de aire. Cuando se usa como tratamiento inicial, en vez de la cirugía, la radioterapia se puede aplicar sola o en combinación con quimioterapia. Hoy en día muchos pacientes que tienen un cáncer pulmonar pequeño accesible por un haz de rayos X, pero que no son candidatos para cirugía, reciben dosis curativas de radioterapia. Este grupo puede incluir ancianos, enfermos con insuficiencia cardíaca crónica, y quienes reciben medicamentos diluyentes de la sangre que los ponen en peligro de hemorragias durante la cirugía.

Efectos Secundarios De La Radioterapia
·       La mayoría de los pacientes se cansan fácilmente después de sus primeros tratamientos de radioterapia. Esta fatiga aumenta gradualmente y puede ser intensa y limitar la capacidad de llevar a cabo las actividades diarias normales.
·       Algunos pacientes pierden el vello en el área del pecho incluida en el campo de radiación. Este efecto puede ser temporal o permanente, según la cantidad de radiación recibida.
·       Después de algunas semanas de radioterapia aparece irritación de la piel. El área afectada puede estar enrojecida, seca, dolorosa y con picazón. Sirve de ayuda mantener la piel limpia con agua tibia y jabón suave, secarla bien y evitar el agua muy caliente al bañarse.
·       Es posible sufrir una pérdida temporal del apetito.
·       La esofagitis, una inflamación del tubo alimentario que conduce la comida desde la boca hasta el estómago, es común después de la radioterapia para cáncer pulmonar, y puede ser grave. Es muy sensible a la radiación, y el daño es peor en pacientes que además reciben quimioterapia. Dificulta el acto de tragar y algunas personas pierden 10 por ciento o más de su peso por esta razón. Sin embargo, en los pacientes la inflamación desaparece en unas tres semanas después de terminar el tratamiento, y entonces vuelven a ganar el peso perdido.
·       Una inflamación de los pulmones llamada neumonitis por radiación no deja secuelas permanentes en la respiración. Puede aparecer entre tres a nueve meses después de terminar la radioterapia. Produce tos, dificultad para respirar y fiebre, pero en la mayoría de los casos no es necesario dar un tratamiento específico, y mejora en dos a cuatro semanas. La neumonitis por radiación no deja secuelas permanentes en la respiración.
Recientemente, se le está dando mayor uso a una nueva técnica denominada:

³ Radioterapia Estereotáctica del Cuerpo (SBRT). Involucra una multitud de pequeños haces de radiación focalizados que rastrean el tumor pulmonar junto con sus movimientos respiratorios, habitualmente en tres a cinco tratamientos. Dicho tratamiento administra dosis bien altas de radioterapia al cáncer pulmonar en los pacientes donde la cirugía no es una opción.
En la mayoría de los casos, la radioterapia se administra con la técnica del haz externo, con la que se envía un haz de rayos X directamente al tumor. El tratamiento se da en una serie de sesiones, o fracciones, en general durante seis semanas. Algunos estudios han obtenido buenos resultados con menos efectos secundarios cuando la dosis total de radiación se da en más fracciones durante un período de tiempo más corto. 

³ Quimioterapia.- involucra medicamentos que son tóxicos para las células cancerosas. Estos fármacos en general se dan por inyección directa en la vena o a través de un catéter insertado en una vena grande. A menudo administrada después de la cirugía para eliminar pequeños grupos de células cancerosas que puedan haber quedado, también puede hacer que el tumor crezca más despacio, y puede aliviar síntomas en pacientes que no pueden ser operados. Se están usando nuevos agentes biológicos que pueden tener menos efectos secundarios que la quimioterapia tradicional y que en algunas instancias pueden ser igualmente efectivos. Este tratamiento se usa en todas las etapas del cáncer pulmonar, y puede prolongar la vida incluso en los ancianos, siempre y cuando se encuentren en buen estado general de salud. Algunos fármacos quimioterapéuticos aumentan el daño causado por la radiación a las células cancerosas. Otros fármacos mantienen las células tumorales en una etapa en la que son más susceptibles al tratamiento por radiación, o reducen la capacidad de las células cancerosas de repararse a sí mismas después de un curso de radioterapia. Cada vez hay más pruebas de que una combinación de estos fármacos y radioterapia es más eficaz que la radioterapia sola, pero existe el peligro de graves efectos secundarios.
La quimioterapia causa muchos efectos secundarios graves como náuseas intensas con vómitos, y daño de los glóbulos blancos necesarios para combatir las infecciones. Algunos enfermos con cáncer pulmonar tendrán que decidir si vale la pena sufrir los efectos secundarios y tener una menor calidad de vida con el fin de prolongar un poco más la vida.

2.    Puede depender el método de tratamiento del tipo de cáncer pulmonar

·       El cáncer pulmonar de células pequeñas (CPCP)  también conocido como cáncer de célula de avena - que en general se encuentra en personas que fuman o han fumado cigarrillos. Si bien el (CPCP) es menos común que el otro tipo de cáncer pulmonar, es un tumor más agresivo y es más probable que se disemine a otras partes del cuerpo.

·       El cáncer pulmonar de células no pequeñas (CPCNP) tiende a tener un crecimiento más lento y demora más en diseminarse fuera del pulmón. 

³ Cáncer pulmonar de células pequeñas
La quimioterapia es el soporte principal en el tratamiento del CPCP. La radioterapia a menudo se usa junto con la quimioterapia para tratar los tumores pulmonares que no se han diseminado fuera del tórax u otros órganos. La cirugía casi nunca se utiliza con el CPCP debido a su tendencia a diseminarse rápidamente. Si bien la cirugía se usa muy pocas veces para tratar a los pacientes con CPCP, ocasionalmente se lleva a cabo para obtener muestras de tejido usadas en estudios microscópicos para determinar con seguridad el tipo de cáncer pulmonar que está presente. Los ganglios linfáticos serán removidos al mismo tiempo para ver si tienen cáncer.
           Frecuentemente, el CPCP es tratado con quimioterapia para reducir o detener la diseminación del cáncer fuera del pulmón. Además, los pacientes pueden recibir radioterapia dirigida al tumor original o a las metástasis en otras partes del cuerpo, especialmente el cerebro. El médico que lo atiende, es un radioncólogo, podría recomendar radioterapia del cerebro aunque no se haya encontrado cáncer en este órgano. Esto se llama radioterapia craneal profiláctica y se hace para prevenir la formación de metástasis en este sitio vital. No obstante, debido a que la radiación puede afectar el funcionamiento del cerebro.
            Además del cerebro, la radioterapia se puede administrar a otras partes del cuerpo donde el cáncer se ha diseminado, como la columna vertebral y otros huesos. Incluso aunque el cáncer no se pueda eliminar completamente, la radioterapia o la quimioterapia pueden ayudar al paciente a sentirse más cómodo.

³ Cáncer pulmonar de células no pequeñas: Los pacientes con diagnóstico de CPCNP en estadios tempranos son candidatos para la resección quirúrgica, con la esperanza realista de curar la enfermedad. Recientemente, se incluye la quimioterapia después de la cirugía para tratar pacientes con cualquier tumor que se haya diseminado a los ganglios linfáticos o para tratar tumores grandes que permanecen después de la cirugía.
La radioterapia y la quimioterapia pueden usarse también para retrasar el crecimiento del tumor y para aliviar los síntomas.
La radioterapia puede ser de gran utilidad:
·       En el tratamiento de pacientes con CPCNP que no pueden operarse debido a problemas médicos graves.
·       Para pacientes cuyo cáncer pulmonar que se ha diseminado a los ganglios linfáticos o tejidos cercanos.
·       Cuando el cáncer se ha diseminado a sitios distantes en el cuerpo. La radioterapia a veces reducirá el tamaño de los tumores y aliviará el dolor que los mismos causan.
El alivio del dolor es un componente muy importante del tratamiento del cáncer. Si bien hay muchos analgésicos eficaces y dispositivos para administrar los medicamentos, según sea necesario, sin peligro de sobredosis, muchos enfermos de cáncer no reciben aún un control adecuado del dolor. El control del dolor debería ser posible en el 95%  de los pacientes. Los pacientes deben ser claros y objetivos respecto a su dolor y no tener miedo de parecer débiles.

3.  Cómo la etapa de la enfermedad guía el tratamiento del cáncer pulmonar

 

³ Cáncer pulmonar de células pequeñas: Para CPCP extensiva hay dos opciones básicas: quimioterapia con o sin radioterapia del cerebro o radioterapia administrada en los sitios del cuerpo donde se ha diseminado el cáncer. Si el cáncer pulmonar vuelve a aparecer después del tratamiento inicial, tanto la radioterapia como la quimioterapia podrían ayudar a reducir las molestias y el dolor. La radioterapia o el tratamiento con láser pueden mantener abiertas las vías respiratorias y permitirle al paciente respirar mejor. 

³ Cáncer pulmonar de células no pequeñas: Los CPCNP más tempranos son tumores muy pequeños diagnosticados después de encontrar células cancerosas en una muestra de esputo. Puede que sea necesario hacer pruebas especiales para localizar el tumor principal. Independientemente de cuál sea el tratamiento inicial, el radioncólogo podría sugerir que el paciente participe en un estudio clínico de quimioterapia con la esperanza de prevenir la recurrencia del cáncer.
El tratamiento combinado es la regla cuando el cáncer se ha diseminado a estructuras cerca del pulmón como la pared torácica, el diafragma o ganglios linfáticos distantes. Dependiendo de la ubicación exacta del cáncer, se puede dar radioterapia sola o combinada con cirugía y/o quimioterapia. La cirugía puede ser inútil cuando el cáncer se ha diseminado a sitios distantes del cuerpo. Para controlar los síntomas de estos pacientes habitualmente se usa quimioterapia y radioterapia solas o en combinación. También se puede intentar el tratamiento con láser.
Cuando no es posible curar el cáncer, a menudo se recomienda dar un tratamiento paliativo. Esto consiste en el uso de medicamentos, quimioterapia, radioterapia u otras medidas para aliviar los síntomas del cáncer pulmonar sin eliminar el tumor. Es importante que la radioterapia se dé en dosis pequeñas para no causar efectos secundarios. Aunque el tratamiento no quirúrgico en general no cura, puede prolongar la vida. En algún momento, si usted y su oncólogo o médico de atención primaria concuerdan en que el tratamiento ya no es recomendable, un centro de cuidados paliativos podría proporcionar confort.

11.    MEDIDAS PREVENTIVAS:

v  Dejar de fumar.
v  Los hábitos saludables son la clave para prevenir el cáncer: dieta equilibrada con abundante consumo de frutas y vegetales, con bajo consumo de carne roja y grasas de origen animal

v  Cambio en los hábitos nutricionales: dieta variada y que cumpla con contenido de vitaminas, minerales, proteínas, grasas e hidratos de carbono.  

v  Regular la ingestión de proteínas de origen animal.
v   Incrementar la ingestión de alimentos como la soja, leguminosas, frutos oleaginosos, y los cereales en general. Estos elementos son fuentes de isoflavonas que tienen gran poder antioxidante.

v  Realizar ejercicio físico de forma sistemática. La actividad física recomendada consiste en caminar a paso ligero (6 km/h) tres veces por semana como mínimo, o realizar ejercicios aeróbicos al menos 20 minutos diarios. Los trajines domésticos o andar agitado de forma cotidiana no es una forma de realizar actividad física. Estas actividades crean cansancio y agotamiento y no sustituyen a la actividad física sistemática.

v  Consumo elevado de frutas y verduras frescas de hojas verde y vegetales de colores verdes y rojos. Estos son ricos en sustancias antioxidantes como los carotenos. Sugerimos comer 2 ó 3 piezas de fruta y al menos una buena ensalada diariamente .

v   Consumo de alimentos ricos en fibra como cereales y leguminosas por su contenido en carotenoides, vitaminas C y E.

v  Evitar en particular las carnes rojas pues tienden a la formación de derivados de piridinas y carbonilos, sustancias potencialmente cancerígenas.

v  Evitar el consumo de alimentos ahumados, salados y cocinados directamente al fuego o humo. Los alimentos ahumados pueden contener hidrocarburos policíclicos aromáticos que pueden ser carcinogénicos. En la superficie de todas las carnes ahumadas se acumulan hidrocarburos como el benzopireno, un reconocido cancerígeno.

v  Mantener hábitos regulares, en cantidad y horarios a lo largo del día y de la vida para las comidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada